Mediante el Decreto 901 de 2020 , el Presidente de la República crea la Consejería Vicepresidencial para ser personal de apoyo de las funciones misionales que el Jefe de Estado le encomiende tal cual lo dice la Constitución Política. El proyecto ha recibido críticas por parte de la Oposición porque argumentan que es aumento del gasto público en plena pandemia creando una dependencia más a cargo del Departamento Administrativo de la Presidencia-DAPRE.

EL NUEVO SIGLO-POLITICA

"Así funcionará la nueva Alta Consejería Vicepresidencial

Mediante el Decreto 901 de 2020 el Gobierno definió las nuevas funciones de la Consejería Vicepresidencial cuya función principal será apoyar a la Vicepresidenta en las funciones encomendadas por el Jefe de Estado.

Cabe anotar que la única función de la Vicepresidencia, por Constitución, es obedecer a las tareas designadas por el Presidente.

Según la norma, la nueva Consejería deberá ofrecer “apoyo para las funciones asignadas a la Vicepresidencia. Para el apoyo del cumplimiento de las funciones asignadas al Despacho de la Vicepresidencia de la República por el Presidente de la República”.

El Decreto, además, suma al despacho de la Vicepresidencia, “la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, la Consejería Presidencial para la Participación de las Personas con Discapacidad, la Consejería Vicepresidencial, la Secretaría de Transparencia y la Dirección de Proyectos Especiales”.

Según el Decreto, la principal función del nuevo despacho será “apoyar al Vicepresidente de la República en asuntos de competitividad, crecimiento económico y desarrollo empresarial, a nivel nacional y territorial, en coordinación con la Consejería Presidencial para la Competitividad y la Gestión Público-Privada”.

El nuevo funcionario también deberá apoyar al Vicepresidente de la República, en coordinación con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, en la implementación de las recomendaciones de la Misión Internacional de Sabios y “apoyar al Vicepresidente en la misión de dirigir y coordinar con las diferentes entidades públicas y privadas las actividades relacionadas con el Bicentenario de la Independencia Nacional y en la de presidir la Comisión de Expertos del Bicentenario”.

Igualmente deberá “hacer seguimiento en los asuntos relacionados con la agenda legislativa de conformidad con las funciones y encargos especiales asignados por el Presidente de la República”, es decir, en los proyectos de autoría del Gobierno que cuenten con el aval de la Vicepresidencia, como la ley denominada Pedro Pascasio Martínez que hace en este momento tránsito en el Congreso.

El nuevo despacho creado además dirigirá y coordinará las actividades que “se deban adelantar en el territorio para el cumplimiento de las misiones asignadas por el Presidente de la República al Vicepresidente de la República y asistirá al vicepresidente en coordinación con las dependencias competentes del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, en los encargos regionales que el Presidente de la República le haga al Vicepresidente República”.

Llama la atención que, en principio, la Presidencia de la República había firmado el Decreto 876 firmado el 25 de junio, dos días antes del Decreto 901, en dicha norma a la Vicepresidencia se le otorgaban dos funciones extra que en el Decreto posterior no aparecen.

La norma habilitaba a la consejería a “proponer acciones para la simplificación, racionalización o eliminación de trámites o procedimientos para facilitar la gestión de los proyectos de infraestructura y transporte”.

Además de “asistir al Vicepresidente de la República en la coordinación de las relaciones entre los ministerios, las entidades territoriales y el sector privado, con el fin de generar sinergias con los sectores de infraestructura y transporte, para el cumplimiento de las funciones asignadas al Vicepresidente de la República en esta materia”.

Es decir, que a la nueva consejería le querían entregar funciones antitrámites, más que todo en la gestión de proyectos de infraestructura y el hecho de coordinar a los alcaldes y a las gobernaciones en gestiones en materia de infraestructura, las funciones mencionadas ya fueron removidas.

El Decreto, también reformó a la Consejería Presidencial para la Información y Prensa, que tendrá varias funciones entre las que está “coordinar y convocar a los medios de comunicación a los eventos en los que participe el Presidente de la República, así como su acompañamiento, en los viajes que se determinen de acuerdo con la estrategia de divulgación”.

El Decreto también modificó las funciones de la Consejería Presidencial para la Juventud.

Hasta el momento, no se ha nombrado a ninguna persona en propiedad para el cargo de consejera vicepresidencial, sin embargo, suena el nombre de Marcela Ureña quien se desempeñó como exviceministra de Asuntos Agropecuarios"

El Nuevo Siglo, 2 de julio de 2020. Enlace virtual: https://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/07-2020-asi-funcionara-la-nuev...

CORFERIAS, el principal centro de ferias y exposiciones de Colombia revive virtualmente la primera plataforma de conexión entre empresarios y gremios de diferentes cadenas... Ver mas

En su columna habitual BLANCO Y NEGRO, en analista bogotano Gabriel Ortíz da una mirada crítica al clima de miedo, pesimismo e incertidumbre que los medios de comunicación... Ver mas

La Universidad Distrital Francisco José de Caldas como respuesta a las crisis internas administrativas y de transparencia convoca para el próximo 12 de agosto elección de... Ver mas