Nuestro editor general Jhon Jairo Armesto realiza un análisis fuerte sobre la importancia de defender la libertad de expresión en primer lugar para todos los ciudadanos y en segundo lugar para los medios de comunicación alternativos, comunitarios e independientes. Esta actitud debe ser una agenda común que debe enmarcar solidaridad, empatía y coherencia por parte de las nuevas alternativas generacionales de información y sus fundadores, que no solamente generan empleo, emprendimiento y diversidad en la información, sino que son baluarte de existencia y calidad del sistema democrático de cualquier país. Hay que proteger del Covid-19 la salud, la economía pero sobre todo las libertades individuales de la amenaza del buenismo-orwelliano-mafioso.

EXCLUSIVAS DINERO Y PODER-EDITORIAL

"Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico"

Joseph Pulitzer (1847-1911), editor estadounidense conocido por los premios al periodismo que llevan su nombre

Este Covid-19 ha hecho que surja lo mejor de la industria, el progreso, el emprendimiento, la unión familiar, la espiritualidad y la cultura del país; pero también ha hecho salir lo peor: el sistema bancario-financiero cerrando las puertas del crédito a los emprendedores en dificultades y a los nuevos, las garantías del Fondo Nacional de Garantías-FNG que sirven para lo mismo que la palabra del señor Presidente y del Partido de Gobierno, los partidos políticos -de izquierda, centro y derecha- procurando la destrucción del país mediante una progresiva y premeditada pérdida de valores, destrucción de la unidad territorial y administrativa promoviendo el federalismo, destrucción del modelo de economía social de mercado y por último destrucción temprana de cualquier disidencia política o mediática que pueda amenazar ese aniquilamiento de la libertad de prensa realmente independiente y alternativa.

En términos de Juan Gomez Daza, director del Noticiero Las Noticias de Telecaribe al referirse a los medios hegemónicos del centro del país como "neofascistas", referencia derivada del concepto de "fascismo de izquierda" expuesto por el filósofo alemán Jurgen Habermas -autor de la teoría del constitucionalismo patriótico y sobreviviente de la escuela marxista de Frankfurt-, que consiste en que gobiernos o sistemas socialistas adoptan las formas autoritarias de experiencias políticas fascistas. Bueno, esa discusión daría para rato, ya que el fascismo es una vertiente nacionalista del socialismo al menos en su agenda de demandas y del corporativismo de Estado como forma de administración pública y participación ciudadana. Estas denominaciones no son gratuitas, lo que se observa en la actitud de esos medios hegemónicos del centro del país en su alianza con las entidades globalistas y multilaterales contra la libertad de expresión de los medios independientes de comunicación.

Esa actitud combinada que en esa nueva moda que nos trajo de la pandemia de reinventarlo todo,, podríamos reinventar un nuevo término: el buenismo orwelliano mafioso. Esa corriente adminsitrativa de pensamiento consiste en que en nombre de lo que algunas élites -siempre las élites detrás de las "revoluciones populares"- se creen con derecho a hacer todo lo necesario dentro de la legalidad y la alegalidad -rayando con la ilegalidad de formas magistrales- para frenar a los divulgadores o practicantes de valores y principios de vida, así como de opiniones que van contra el modo de vida y costumbres de lo que ellos consideran "lo justo", "lo bueno", "lo correcto", "lo indicado", "lo que debe ser".

Las habituales muestras cada vez menos veladas de los medios de comunicación del centro del país contra los valores fundamentales del país (cristianismo, Derecho Greco-romano y republicanismo) ya llegaron esta semana a un punto de no retorno con el anuncio de la W Radio y Caracol Radio -emisoras propiedad del Grupo español Prisa- utilizar en sus programas de opinión una aplicación denominada "Vera", construida por una iniciativa de ASOMEDIOS -gremio de las empresas de medios de comunicación del país- que funciona para detectar noticias falsas en redes sociales confirmadas por "grupos profesionales" y por algoritmos similares a los de los buscadores de internet, dando por sentado que los locutores y comunicadores tradicionales y de trayectoria que se convierten en jet set farandulero son el depósito de la verdad. Casi todas las cadenas radiales de Colombia se han unido, en coro unísono como el de la marca de la bestia.

Lo anterior es muy normal, cuando se sabe que Facebook ha utilizado algoritmos y el pago de censores para atacar las opiniones contrarias al globalismo y la socialdemocracia; o en el caso colombiano las políticas de censura ejecutadas de manera frontal por DEJUSTICIA, LA SILLA VACÍA, COLOMBIACHECK, TWITTER COLOMBIA bajo la dirección de Diego Santos entre otros, incluyendo a seguidores de diferentes facciones radicales y/o defensoras de sus cuotas burocráticas dentro del gobierno de Iván Duque y su Partido Centro Democrático. Listas negras, bloqueos, vetos y espionaje salen a la vista en una cloaca que quiere mantener los salarios, privilegios y discurso de los generadores de mentiras denominadas "opinión pública".

Principalmente, desde antes de la pandemia, los medios tradicionales por el internet estaban en una dura posición no solo económica sino de credibilidad. Esos mismos medios han influenciado y han ocultado muchas veces verdades y han auspiciado en pos del dinero publicitario tanto gobiernos corruptos como actividades antiéticas que después por la moda y más dinero condenan. La homofobia, el machismo, la cosificación de la mujer fueron su industria hace menos de una década, para que hoy en día junto a lenguaje vulgar y sexual explícito, se sumen los puntos de vista del globalismo. En castellano crudo: ASOMEDIOS representando los medios hegemónicos de los centros de poder caidos en rating e influencia, se convierten en un sindicato mafioso contra los medios alternativos e independientes, con un control estilo la novela "1984" de George Orwell con una neolengua y manipulación mediante odio creado y gratuito contra quien denuncie la decadencia manifiesta, con ayudas tecnológicas con locutores analfabetas digitales." Vino nuevo en odres viejos" como diría el refrán español...

Este medio admira y estima a los gremios empresariales y económicos del país, siempre y cuando mediante sus funciones, la responsabilidad social empresarial y su gestión defiendan la integridad y tejido social de las comunidades económicas, pero ASOMEDIOS y el gremio internacional de emisoras AIR desde Montevideo quieren declarar una guerra sin cuartel contra los fundamentos mismos de la democracia liberal, esa que dicen defender desde sus micrófonos, textos -digitales e impresos- y pantallas sus afiliados. Esa traición es indigna, y tarde o temprano, por efectos de la pandemia y del despertar con el sentido común, su traición la pagarán con el olvido y su espacio en la necesidad de información veraz, ética y vocacional por buscar y mostrar la verdad será llenado por los medios independientes y alternativos.

Desde aquí apoyaremos y fortaleceremos a nuestra empresa y nuestro hermano EL NODO COLOMBIA, así como a todos los medios y procesos informativos independientes, comunitarios y alternativos que tengan vocación republicana, patriótica, esceptica ante los lugares comunes y sobre todo que busque informar y compartir ideas mediante la información a la comunidad. Ni ASOMEDIOS ni AIR, ni el globalismo colectivista podrán destruir ni acabar con la vocación del espíritu humano cuyo valor ético fundamental y supremo es la libertad.

La Universidad Distrital Francisco José de Caldas como respuesta a las crisis internas administrativas y de transparencia convoca para el próximo 12 de agosto elección de... Ver mas

La compañía antioqueña minera con operaciones en América Central y Suramérica además de la local, ha recibido grandes beneficios debido al aumento del precio del oro y el... Ver mas

Después de conocerse la demanda interpuesta por EPM y la Alcaldía de Medellín contra todos los contratistas de la obra de la central hidroeléctrica Hidroituango por la... Ver mas