Este hecho se da dentro de la política de reconocimiento de la soberanía de Marruecos en el territorio del Sahara Occidental en contraposición a la posición de las Naciones Unidas que han tratado por más de treinta años de resolver el conflicto por medio de la convocatoria de un referendum de soberanía y la tregua de 1991 rota hace un mes por el ataque del ejército marroquí a las fuerzas polisarias.

FRANCE 24 EN ESPAÑOL

"EE. UU. avanza hacia la apertura de un consulado en el disputado Sahara Occidental

La visita por primera vez en la historia de dos altos diplomáticos de Estados Unidos al Sahara Occidental, un territorio en disputa en el norte de África, ratifica la promesa de Donald Trump de abrir un consulado en una ciudad que considera que le pertenece a Marruecos y que es reclamada, como el resto de este territorio, por el movimiento Frente Polisario. Con esto, el Gobierno estadounidense se distancia cada vez más de la postura de la ONU, que opta por un referendo para decidir a quién le pertenece dicha región.

Desde finales del año pasado, el Gobierno de Donald Trump le apostó a abrir un consulado en el Sahara Occidental como muestra de su respaldo a Marruecos en la histórica disputa por este territorio. Y ahora las visitas oficiales de dos altos diplomáticos estadounidenses marcan un paso decisivo en ese camino.

El embajador de Estados Unidos en Marruecos, David T. Fischer, y el secretario adjunto para asuntos de Oriente Medio, David Schenker, visitaron este domingo 10 de enero la ciudad de Dajla, en Sahara Occidental. Allí se reunieron con Nasser Bourita, el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos; y con otros funcionarios del país africano.

Además de ser la primera vez en la historia que un embajador estadounidense visita oficialmente a esa ciudad, el viaje ratifica la intención de Estados Unidos de abrir allí un consulado y de reconocer la soberanía de Marruecos sobre un territorio que se ha peleado durante décadas con el movimiento Frente Polisario, que lucha por la autodeterminación del Sáhara Occidental.

En ese contexto, la Embajada estadounidense en Marruecos afirmó en su cuenta de Twitter que este 10 de enero era "un día histórico para la fuerte amistad" entre los dos países.

Si bien no se espera que el consulado abra sus puertas hasta mediados o finales de 2021 y aún no se ha escogido un edificio para su sede, la visita muestra que Estados Unidos sigue en su empeño de abrir oficinas allí y reconocerlas como parte de su Embajada en Marruecos.

El país norteamericano ya había avanzado en ese camino el 24 de diciembre de 2020 con la inauguración de un puesto virtual estadounidense en Dajla manejado desde Rabat, la capital marroquí, como lo explicó en su momento el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Incluso, ya hay una oficina provisional en Dajla donde trabajarían los diplomáticos estadounidenses.

Y ahora la visita es una forma para que el Gobierno estadounidense cimente su compromiso con los marroquíes antes de que el presidente Donald Trump deje el cargo. Pero por el otro lado, es una insistencia en un camino que tanto el Frente Polisario como Naciones Unidas han rechazado.

¿Por qué Estados Unidos reconoce la soberanía de Marruecos en el Sahara Occidental?

En diciembre, Marruecos accedió a reanudar sus relaciones diplomáticas con Israel, con la intermediación de Estados Unidos. A cambio, el pacto incluía que el país norteamericano reconociera la soberanía de Marruecos sobre Sahara Occidental. Mientras Marruecos alega que esa región es parte de su territorio nacional, el Frente Polisario busca establecer allí un estado independiente y Argelia respalda esa postura.

Ese apoyo territorial le significó a Washington la mayor concesión política que Estados Unidos ha hecho hasta ahora en su búsqueda por ganar que los países árabes reconozcan a Israel, un esfuerzo en el que Trump logró que Emiratos Árabes, Bahrein y Sudán también normalizaran sus relaciones con el Gobierno israelí.

En el caso de Marruecos, Donald Trump probó que apoyaría al país africano en su cometido de anexar definitivamente la región en disputa a su territorio anunciando en su momento que abriría un consulado estadounidense en la ciudad de Dajla, en Sahara Occidental, con el propósito de promover el comercio en la zona.

Con la visita de este domingo, el Gobierno de Trump no solo reafirma su apoyo a Marruecos en la histórica disputa territorial, sino que además intenta reforzar sus decisiones diplomáticas 10 días antes de la posesión del demócrata Joe Biden como el nuevo presidente de Estados Unidos y en medio de la presión de varios congresistas para que Trump dimita antes de esa fecha.

Una postura distinta a la de la mayoría de los países occidentales

La visita diplomática le pone más presión a Biden para decidir si acepta o no el acuerdo de Estados Unidos sobre el Sahara Occidental, algo que ninguna otra nación occidental ha hecho hasta ahora.

Además, la postura del país norteamericano difiere de la decisión de Naciones Unidas. El organismo internacional ha declarado en múltiples ocasiones que no considera que ese territorio africano sea de los marroquíes, y tampoco del Frente Polisario.

Incluso, después de que Trump respaldó a Marruecos, el secretario general de la ONU, António Guterres, ratificó que la posición de la entidad sobre la soberanía de ese territorio permanecía "sin cambios".

Las naciones occidentales y la ONU llevan mucho tiempo pidiendo un referendo para resolver la disputa.

Por su parte, el representante del Frente Polisario ante Naciones Unidas, Sidi Omar, pidió el sábado que la administración entrante del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, revoque la decisión de Trump. “Estados Unidos no puede apoyar el papel de la ONU en la resolución del conflicto del Sahara Occidental y respaldar la soberanía marroquí”, publicó en su cuenta de Twitter.

A esto se suma que en noviembre se rompió el cese al fuego que se implementaba en la región desde 1991. El Frente Polisario dio por terminado el pacto luego de que unidades militares marroquíes cruzaran la línea divisoria de Guerguerat que ambas partes acordaron como la zona de distensión. El grupo le declaró la guerra a Marruecos, pero el gobierno africano sigue empeñado en continuar con sus acciones diplomáticas como la de este domingo.

Adicionalmente, Argelia también se opone al respaldo estadounidense a los marroquíes, pues aquella nación africana ha apoyado las posturas del Frente Polisario y además acoge a refugiados.

El hecho de que la ONU no reconozca la soberanía de Marruecos limita la capacidad de ese gobierno africano para exportar los recursos comerciales que explota en Sahara Occidental, y por eso Estados Unidos quiere apoyarlo en materia económica abriendo un consulado en la ciudad portuaria de Dajla.

Finalmente, la postura estadounidense tiene un gran peso político en este tema pues ese país es uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que es el que lidera el proceso político para encontrar una solución territorial en Sahara Occidental".

France 24 en Español, 11 de enero de 2021. Enlace virtual: https://www.france24.com/es/%C3%A1frica/20210110-eeuu-sahara-occidental-...

HTML tutorial

La cineasta heredera de una tradición intelectual y de defensa de los Derechos Humanos habló en exclusiva con DINERO Y PODER

EXCLUSIVAS DINERO Y PODER

"

En el cubrimiento de la edición digital y descentralizada del Hay Festival 2021, entrevistamos en un intercambio de argumentos contundentes al analista internacional y escritor... Ver mas